Un barco de cáscara de nuez

Hoy me apetece salir con el yate. Para los afortunados como yo, no hay crisis que valga. No pienso en ahorrar combustible, ni en mantenimiento, ni nada. Ahí, en medio del azul, disfrutando del solecito debajo de mi pamelón.


Ya veréis mañana, qué bronceado integral luzco.



2 comentarios:

  1. Me acuerdo cuando haciamos barcos en la escuela, con media cascara de nuez, un palillo para el mastil y un trozo de papel para la vela. Todo se sujetaba con la cera derretida de un vela... ¡Eran otros tiempos!.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Yo también me acuerdo de esa manualidad!! Y que a los pequeños, no nos dejaban acercarnos cuando se derretía la vela. ¡Ay, cómo pasa el tiempo!

    ResponderEliminar