Haz un posavasos de ganchillo con truco

Hace varias entradas os enseñaba algunas aplicaciones originales para los tapetes de ganchillo. Yo he encontrado unos pequeños que he transformado en posavasos:
El proceso es tan sencillo como os muestro en las fotos. En un recipiente, se diluye cola blanca en agua (1 y 2). Se sumerge el tapete (3), se escurre y se deja secar bien estirado en una superficie plana (4). Después de unas cuantas horas queda tan tieso como si fuese de cartón.
Son los que pondría en una merienda con tazas blancas o crema y un platito con pastas.
Ayer no publiqué por razones completamente ajenas a mí. Espero resolver pronto el problema y que no vuelva a pasar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada