Personaliza unas zapatillas con pompones

Es exactamente eso, ponerles pompones de lana a unas zapatillas de las de andar por casa:
Estas eran las zapatillas que ponía en casa de mis padres cuando vamos a verles:
Digo ponía porque me cansé del corazón y de la flor. No estaban rotas ni estropeadas ni nada parecido, simplemente me cansé de ellas.

Me daba pena dejar de ponerlas sólo por eso, así que me puse a pensar en cómo darles un cambiazo. Ya lo había hecho antes con unas zapatillas del esposo forrándolas con tela y con otras de mi hija cosiéndoles unos botones.
Y así fue cómo este fin de semana, con el temporal azotando contra los cristales de mi casa y recordando que las zapatillas del esposo se habían vuelto más calentitas después de forrarlas se me ocurrió la forma de ponerles una cara nueva: cosiéndoles pompones de lana.
Perdí la cuenta de los pompones que hice porque iban por duplicado, uno para cada zapatilla. Lo bueno es que encontré una forma muy rápida de hacerlos y las terminé en poco tiempo. Sólo los puse por la parte delantera porque quedan tan voluminosos que casi tropiezo al caminar, así que no me arriesgué a ponerlos por todas ellas:
 
Y efectivamente ahora es una gozada calzarlas. Tanto, que estoy pensando en quedarme con ellas y mandarles para la otra casa las que tengo en la mía.

Aquí os dejo enlaces a páginas con tutoriales para hacer pompones. La forma clásica utilizando dos aros de cartón la explica Kraft Croch de una forma muy sencilla:
Yo hice una oveja con la misma técnica. Si queréis que salgan todos del mismo tamaño utilizad un tenedor. ¿Cómo? Lo explica Pepa en su blog  Decora, recicla, imagina. Esto va a sonar a anuncio de detergente pero es que es así: lo he probado y funciona:
Y aquí va la que yo utilicé, la más rápida de todas: enrollando la lana en los dedos, como ví en Ruffles and stuff:
Buscando información sobre cómo hacerlos, me encontré con formas absolutamente sorprendentes de aplicarlos. El viernes os las enseño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario