Haz borlas de hilo


Hace unas cuantas entradas os enseñaba cómo me había quedado un pañuelo que había sacado a partir de una falda. Recordaréis que le había puesto unas borlas de hilo hechas por mí (aquí). 

Las hice yo misma por dos razones: la primera porque me apetecía probar a ver si me salía hacerlas, y además fue de una forma completamente intuitiva porque lo saqué observando las de otros pañuelos.

La segunda, porque en las mercerías me pedían 1 euro por cada una. Puse 52, así que eso le quitaría toda la gracia al pañuelo, que para un 1 euro que costó la falda, es bien mono:

 


Este es el tutorial para aprender a hacerlas, y os advierto que cuando lleguéis al final os vais a morir de risa de lo simple que es. Y se hacen a toda mecha, empiezas y ya no eres capaz de parar. De eso doy yo fe, con la pila de ellas que puse yo.

Después de reponerme del susto por el precio de las borlas pensé con qué podría sustituirlas. El problema era que ya lo había visualizado con ellas y no era capaz de imaginármelo de otra manera.

Plan B. ¿Hacerlas yo? Podía probar. Compré un rollo de hilo, con la ventaja de que era el color que buscaba y con un coste de menos de 3 euros:


Empezamos enrollando el hilo. El objetivo es sacar flecos de la misma longitud, da igual si lo hacéis con los dedos o con cualquier otro objeto (un cartón, un tenedor). Lo importante es que midan todos lo mismo.

Yo lo hice con los dedos porque es más rápido y me daban la medida que quería. Para borlas más largas, tendréis que pensar en otras alternativas para enrollar:


Luego se corta el rollo:


Yo hice rollos gruesos para poder ponerme con las borlas sin necesidad de andar enrollando cada poco, porque cuando empiezas a atar es tan entretenido que si tienes que parar para cortar más hilo es un fastidio:


Cogéis tantos flecos como queráis que lleve la borla y los atáis con uno de los hilos. Para calcularlo, tened en cuenta que acabarán doblados por la mitad, así que el resultado final siempre será el doble de lo que cojáis aquí.


A continuación dobláis ese hatillo por la mitad procurando que el nudo quede dentro: 


Volvéis a atar con otro fleco. Dónde lo hagáis es a vuestro gusto, dependiendo de lo largo que queráis que quede:


 
El último paso es peinar la borla para que le queden todos los flecos para abajo, incluido el del que los ata:



¿Qué os había dicho de que es súper fácil? ¿Os vais a animar a hacer vuestras propias borlas DIY?

¡Pasad un feliz martes!







4 comentarios:

  1. Muy buen tutorial y sobre todo muy práctico :)

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias, Silvia, siempre tengo la duda de si daré demasiada información que acabe liando más que ayudando.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. ¡¡Muchas gracias!! Vas a ver que es muy sencillo y tan entretenido que engancha ;-D

      Un besazo,
      Sonia

      Eliminar