Funda nueva de esa tela para el móvil

La semana pasada os enseñaba cómo había quedado la nueva funda que le había hecho a la tablet (aquí). Bueno, técnicamente no era una nueva funda porque en realidad no tenía una propia, ya os contaba que andaba por ahí metida en un porta-algo que le había hecho mi madre a la niña cuando nació. El caso es que ahora el aparato anda por el mundo con más dignidad, con un vestido propio al fin.
Recordaréis que amenazaba con hacer una réplica para el móvil de tanto que me gustaba la tela mientras esperaba para verla en el (futuro) vestido de mi hija. Eso de que cuando algo me gusta no paro con ello hasta que me harto o acabo odiándolo seguro que me lo habréis oído decir más de una vez. Pues eso mismo. Otra vez.

A diferencia de la anterior, a esta le he puesto una puntilla ancha, me gusta el contraste de su ancho con el tamaño de la funda:
 El abalorio es de un pendiente que me quedó desparejado: 
 
Así es por detrás. Tuve serias dudas sobre qué parte poner por un lado y por otro:
La antigua de fieltro (aquí) cumplió dignamente con su cometido, pero para qué engañarnos, esto ha sido un flechazo.
¡Feliz miércoles!





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada