Haz galletas de mantequilla con la receta definitiva


Esta es la receta para hacer galletas de mantequilla con la que os saldrán tiernas, esponjosas, sabrosas, deliciosas y no podréis parar de hacerlas porque es tan sencilla y a la gente le gustarán tanto, que sólo que porque os digan lo buen@s cociner@s que sois os meteréis en la cocina a trasegar para salir triunfantes con vuestra bandeja, sobre la que se abalanzarán todos para probar ese manjar.

O al menos así es cómo yo me veo cada vez que las hago, sólo diré que me dieron la receta en Pascua y esta es la tercera vez que las hago.

A mí esta receta me gusta porque me da mucha confianza, y me da confianza porque tiene las cantidades justas de ingredientes: 5 huevos, 500 grs. de mantequilla, 350 grs. de azúcar, 900 grs. de harina, 1 cucharada de levadura.

Nada de 4 huevos, 200 grs. de azúcar y "harina la que te vaya pidiendo". 

Mire usted, a mí la masa no me pide cosas, a mí me chilla. Me grita diciéndome que soy una inútil y cómo es que me meto con esa receta si no tengo ni idea de cocinar.

Y claro yo me pongo nerviosa porque veo que después de kilo y medio de harina encima del medio kilo que decía la receta, la masa sigue pegándoseme a los dedos o peor aún, que antes de echar el azúcar está dura como un ladrillo. 

Con esta receta echas los ingredientes y te sale. Te da para varias docenas de galletas según el tamaño del cortador pero eso es lo de menos, como están tan ricas no importa que haya tantas.

Las cantidades se pueden variar pero eso a mí me da palo por si pasa lo de siempre, así que cuando hago tengo para una buena temporada. Lo bueno es que no se ponen duras, hasta tres semanas he llegado a tenerlas por ahí y oiga, como el primer día.


Un par de cositas a tener en cuenta, a saber: los huevos y la mantequilla mejor si están "del tiempo", con sacarlos de la nevera una hora o así antes de ponerte es suficiente. Al menos la mantequilla es más fácil de trabajar con ella.

Y la mantequilla que sea eso, mantequilla, no margarina de la de untar las tostadas. Me dicen que ese es el secreto para que no queden duras.

Aquí van los ingredientes, que ya los he dicho pero los repito:
- 5 huevos.
- 500 grs. de mantequilla (no margarina).
- 350 grs. de azúcar.
- 900 grs. de harina.
- 1 cucharada de postre de levadura.
- Huevos para pintarlas.

La preparación no puede ser más simple, se mezclan los ingredientes y ya. Es más fácil si primero se baten los huevos, se les añade el azúcar y la levadura, luego la mantequilla y por último la harina. 
Empiezas revolviendo con el tenedor y acabas amasando con las manos:


Luego extiendes la masa y la cortas. Cuanto más gruesa la dejes así quedarán las galletas, porque crecen en el horno pero no mucho:


Antes de meterlas a cocer (en una bandeja sobre papel vegetal) se pintan con huevo batido. Si no las pintáis no pasa nada en cuanto al sabor, es sobre todo por la apariencia. Les pasa como a nosotros, con un poco de color se ven más favorecidas:


Yo las tengo aproximadamente 20 minutos a 180º aunque esto va en función del horno de cada uno, yo me guío viendo cuándo están doraditas y con buena pinta.

Una vez que han enfriado es empezar y no parar, son ligerísimas y sabrosísimas y garantizado que vuelan. Y como se hacen tan rápido y tan fácilmente no te da pereza ponerte otra vez a ello cuando ves que sólo te han quedado las migas.
 



Animáos y probadlas y me daréis la razón. ¿Cuánto hace que no hacéis galletas?

Pasad un feliz lunes aunque sea pasado por agua y truenos y relámpagos.


P.D.: El post lo dedico a mi amiga Noelia, que le dio la receta a Loly, y a Loly, que me la pasó a mí.






7 comentarios:

  1. Vaya, que buena pinta! Y si de verdad es tan facil como parece, no tardaré en ponerme con ello. O decirselo a la señora, que conozco mis limitaciones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hazlas tú, que es muy fácil y ya verás qué subidón de autoestima, yo desde que las hago me creo la reina de las reposteras :-D

      Eliminar
  2. Para relamese!!! ... que buena pinta!!! ... las fotos hacen justicia

    ResponderEliminar
  3. Que sepas que estoy (como diría mi abuela) que me lleva el demonio por los pelos... Y que es por tu culpa. Sí, sí... Bueno, también es culpa mía, pero claro, si empiezo por ahí... ¿cómo me desahogo yo?
    Hija de mi vida, que me creí lo de las galletas, que eran fáciles de hacer... Claro, fáciles para cualquiera que no sea yo, que, además de ser un poco manazas, encima odio amasar a mano. Pues nada, que me puse con ellas... Empecé a amasar antes de tiempo... y creo que me van a salir agujetas en la mano derecha (como me da tanta dentera la masa cruda, amaso sólo con una mano) ... Bufff... No te digo más que ya ni busqué los cortadores de galletas (como soy de poco amasar, a saber cuándo fue la última vez que se usaron... igual ni los estrené...), las formé como hacía mi abuela: una bolina de masa, y a aplastarla con las manos. Cada galleta es "diseño único"... ja, ja
    En el horno las tengo, ya te contaré...
    ;)

    ResponderEliminar
  4. Vale. Ya las he probado. ¡¡Están buenísimas!!
    Claramente, tengo que buscar una alma cándida a quien le guste amasar...¡y regalarme el resultado, claro! Ja, ja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ves cómo el esfuerzo merece la pena? Claramente la opción de buscar un amasador es la más descansada. Luego vais fifty-fifty con el resultado y todos contentos. Me alegra mucho que te hayan gustado, y lo de hacer cada galleta personalizada también. ¡Eso es tener recursos!
      Muchas gracias por pasarte y por comentar.

      Eliminar