Zapatillas con botones, o cómo encontrar las de tu bebé en la guarde


Hoy os enseño la forma en que personalicé las zapatillas de mi hija cuando iba a la guardería. 

Esa necesidad surgió porque cerca hay un centro comercial al que íbamos todas las madres a aprovisionarnos de zapatillas baratas y sufridas. ¿El resultado? Que debajo de muchas perchas veías el mismo modelo, y en la mayoría de los casos, hasta en el mismo color.

Pensé en varias posibilidades, pero al final opté por los botones porque quedan bonitos y a la vez son difíciles de arrancar. Ya sabéis, esos deditos-tenaza a los que no hay nada que se les resista.

El resultado fue este:


¡Qué nostalgia cada vez que veo cosas suyas de cuando era bebé! ¿De verdad alguna vez sus pies fueron tan pequeños?






No hay comentarios:

Publicar un comentario