Haz banderines con papel de regalo

El cumpleaños de mi hija fue a primeros de mes, pero lo celebramos este fin de semana. Un cumpleaños familiar, con más adultos que niños, con tortilla de patata, empanada y tarta comprada, porque servidora todavía no sabe hacerlas con el dibujo de las princesas Disney a todo color (y sabor).
Este año intenté decorar la casa con algo sencillo y lucido. Ya que no tenemos piscina de bolas, ni toboganes, ni colchonetas, ni animadores, ni un gran espacio donde correr y desfogar, por lo menos que al abrir la puerta diese la sensación de celebración. Así que se me ocurrió hacer banderines. Los que me leéis habitualmente sabéis que es ver uno y ponerme contenta, son de esas cosas que las veo y me hacen sentir bien. tutorial-banderines-papel-diy
Os dejo unas fotos con el tutorial, pero ya os avanzo que no tiene mayor misterio; en primer lugar, se hace una plantilla triangular, del tamaño que queráis darle al banderín. Yo la hice con el cartón donde vienen los yogures de mi hija, porque al ser rígido, es más fácil seguir los bordes con el boli.
tutorial-banderines-papel-diy
Una vez que tenéis la plantilla, dobláis el papel (del revés, para que no se vea la marca del boli) por la mitad (1), para que os salgan las dos caras del banderín. Seguidamente, colocáis la plantilla con el lado más corto sobre la doblez (2) y marcáis con un boli el contorno. Luego, recortáis los dos lados largos, de tal forma que os quedarán unos rombos (3). Para terminar, sólo tenéis que doblar cada rombo por la mitad, pasar un hilo o lana por esa doblez, y pegar ambas caras (4) con pegamento de barra. El resultado es este: tutorial-banderines-papel-diy
Como veis, no es nada complicado de hacer y en el momento en que le coges el tranquillo te salen volados. Además, podéis aprovechar todos los triángulos que os salgan, tanto los que están unidos formando rombos, como los que quedan sueltos. Estos los pegáis unos a otros, con la lana en medio, y sirven igual:
tutorial-banderines-papel-diy
No os imagináis lo bonitos que quedaron por toda la casa. Los colgué con chinchetas en los marcos de las puertas, y parecía que estábamos en una verbena. Para el año que viene tendría que mirar algún tutorial para hacer farolillos...



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada