Cómo tener almacenaje gratuito con Ikea

Yo suelo ir mucho a Ikea. Creo que he contado más de una vez que para mí andar entre todas esas cosas tan útiles en la mayoría de los casos y tan coloridas y sobre todo con tantos usos alternativos me hace un efecto terapéutico. Cuando estoy que no sé lo que quiero o que quiero picosear algo y no sé el qué o simplemente necesito que me entren cosas bonitas por lo ojos me doy una vuelta por allí. Hay museos y  la naturaleza está a un tiro de piedra, lo sé, pero las musas son caprichosas. Y las de Pica Pecosa ni os cuento. Si supiéseis los sitios en los que me ha venido la inspiración.

La mayoría de las veces llevo conmigo al esposo y a la niña por aquello de hacer cosas juntos y porque la hora de la guardería no da para nada. La contrapartida es que la niña se dedica a adoptar a todos los peluches que se encuentra. Cada vez que vamos siempre hay un animalico que la necesita desesperadamente. La perrita que apareció en la sección de oportunidades y que si la dejábamos allí le íbamos a romper el corazón (cito textualmente y no sabemos exactamente a cuál de las dos). La ericita que se había perdido de su familia (apareció en la sección de las alfombras) y que necesitaba el calor de sus manos (sic). Lo último con lo que pretendió cargar fue una zanahoria. Para machacarnos la conciencia ahí tenemos en la puerta del lavavajillas el dibujo que le hizo nada más llegar a casa con ellas dos cogidas de la mano y un "Amigas para siempre" escrito entre corazones. 

El DIY de hoy viene porque cuando lo de la perra me pidió una cesta para que durmiese en el suelo junto a su cama. La improvisé con una de esas cajas de cartón que hay en la sección de menaje de cocina para llevar las piezas delicadas y luego en casa me dí cuenta que podía utilizarla para almacenar cosas reforzándola con cinta de embalar. Aquí os dejo los pasos, es muy simple y seguro que muchos de vosotros lo habéis hecho ya.
La caja de la que os hablo es esta:
El primer paso es pegar las dos solapas estrechas del fondo. Yo utilicé cinta de embalar transparente:
El siguiente es quitar una de las solapas grandes del fondo y cortar la otra a la medida para que sirva de refuerzo de la base de la caja:
 Así queda por dentro, con las solapas estrechas pegadas:
Y así es como se ve por fuera, con la tapa grande que dejamos cubriendo las pequeñas y reforzando la base de paso:
 Y esta es la perrita con la que empezó todo:
De momento no las cobran. El esposo dice que como siga así no van a tardar.
¡Pasad un feliz fin de semana!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada